people watching

11/23/2010 1:22 am
Mi actividad favorita es ver a la gente. En el banco, en el súper, en el café, en la oficina. Los observo y los analizo y me invento historias sobre sus vidas.
Me encantan las personas. Me encantan sus formas de ser y disfruto muchísimo cuando conozco a alguien original que se sale de la caja.
A veces juego a fijarme en la gente por 5 minutos, después cierro los ojos e imagino que llega a pedirme información alguien del FBI y le tengo que dar todos los detalles.
La ropa habla muchísimo. Los gestos y el arreglo personal también. Los olores y las conversaciones de pareja. Las peleas… ufffff. Disfruto ver de todo y para efectos de mis historias es igual de interesante un par de huaraches deshilachados que unos tacones de Blahnik.
Las bolsas falsas me dan repele automático, los relojes y demás cosas no porque no los se distinguir. Pero en las bolsas sí, soy experta. Me molesta no por el choro anti-piratería o ser clasista, sino porque me habla de una persona que me da hueva: insegura, queriendo pertenecer, se siente menos por no alcanzarle y en lugar de aceptar su realidad quiere vivir en los zapatos de otros. Para efectos de mis historias, ese personaje es de hueva porque deja de ser auténtico al minuto 2.

Mis favoritos ahora son los dueños de perros. Me encanta ir a parques y ver cómo los tratan, cómo les hablan, pensar si se despiden de ellos o los dejan dormir en su cuarto. Supongo que es porque estoy pasando por la misma etapa, pero también está por ahí el gusanito de que los perros se parecen a sus dueños. Me viene a la cabeza siempre la imagen de “101 Dalmatas” cuando hablan sobre el mismo tema y por dentro sonrío porque siempre es cierto.

Y entonces me pongo a analizar a Dominga. ¿Se parecerá a mi?


Deja un comentario

comentarios