¿CÓMO SABER SI TU PEDIATRA ES PROLACTANCIA?

11/17/2015 11:47 pm

como-saber-si-tu-pediatra-es-prolactancia

 

Desafortunadamente muchos pediatras no saben de lactancia y esto es una de las causas principales por las que varias mujeres no logran su sueño de amamantar.

No es ningún secreto. Las materias de sus estudios se enfocan en detectar y curar distintos tipos de enfermedades – mientras que la nutrición y lactancia representan apenas un par de horas de cátedra.

Es algo irónico y a la vez preocupante, ya que la mayoría de las preguntas que reciben los pediatras de las mamás son acerca del sueño, hambre, peso y todo el perfecto caos que implica el día a día con un bebé. 

Los que saben, lo han aprendido por cuenta propia. Con literatura, apoyándose en consultoras de lactancia o hasta con sus esposas. Pero son pocos, poquísimos los casos.

Y en un mundo en donde todos dicen ser pro-lactancia… ¿cómo hacerle para identificar a los farsantes?

Aquí hay 5 puntos con los que “sacan el cobre”. Si tu pediatra te dice uno de estos, y tu objetivo es alimentar a tu bebé, CUIDADO. Mejor cámbiate.

  1. En la consulta de entrevista durante tu embarazo no te menciona nada sobre apego temprano, piel con piel o dejar al bebé 24 horas en tu cuarto.
  1. Recomienda el equivocadísimo 20/20 – te dice que le des de comer a tu bebé “20 minutos de un lado y 20 minutos del otro” – esto te llevará directito al camino de la baja producción de leche. La lactancia es sin reloj, cuando el bebé quiera – así sean 5 minutos después de la última toma. Sin tiempos. Hasta que se termine un lado, y después ofreces el otro como postre.
  1. No utiliza las tablas de crecimiento de la OMS – hay pediatras que piden “1 kilo por mes”. No hay cosa más alejada de la realidad. Todos los bebés pesan y miden distinto, y si ves las tablas de la OMS tiene un rango muy amplio.
  1. Te sugiere “complementar” con fórmula para que el bebé duerma más – los bebés no se despiertan porque tu leche no los esté alimentando, sino porque no están acostumbrados a comer sólo 3 veces al día como lo hacemos los adultos. Ellos salieron de tu panza en donde recibían alimento 24/7 y poco a poquito irán desarrollando su estómago hasta que, por ahí de cuando puedan correr, se alineen con tus rutinas y horarios.
  1. Te manda cereales para engordarlo más. Estas son calorías vacías – generalmente llenas de pura azúcar y que dejarán a tu bebé súper estreñido. La lactancia es exclusiva hasta los 6 meses y de ahí empiezan a COMPLEMENTAR con alimentos ricos en nutrientes: verduras, frutas y proteínas. Tu leche sigue siendo su alimento principal hasta el año – y NO tienes por qué destetarlo antes de este tiempo si ni tú ni tu bebé quieren.

Éstos sólo son los 5 puntos más comunes, pero suceden mil más: decirte que pares de amamantar si tienes mastitis, restringir alimentos en tu dieta, suplementar a tu bebé con vitaminas “porque tu leche no las tiene”, decirte que la saliva de tu bebé es la causante de la irritación en los pezones… En fin.

Mi recomendación, como en todos los posts en los que hablo sobre lactancia, es que acudan a las verdaderas expertas: las consultoras. Ellas, para certificarse, sí tuvieron que cubrir un mínimo de horas viendo cientos de casos. Tienen estudios que soportan sus recomendaciones y sobretodo, te darán toda la empatía y apoyo emocional que a veces es lo que más necesitas.

Deja un comentario

comentarios