oh, motherhood

11/18/2010 1:31 am

No soy de salir entre semana, me da flojera la desvelada y por lo general no tengo mucho tema de conversación con las personas que tienen un modo de vida que les permite salir en miércoles. Pero últimamente traigo una onda de distraerme, así que lo iba a hacer. Sólo un par de whiskys y a dormir.

Pero… la maternidad me detuvo. Dominga había estado sola gran parte del día, la noté rara, con tos, vomitó. Andaba corriendo de un lado para otro así que probablemente fue por exaltarse demasiado. Pero me preocupé y me acordé que disfruto más quedarme en mi casita con ella. Cuidándola.

Suena raro pero siento la casa distinta desde que está aquí. Me encanta llegar y que me mueva su colita, saber que su momento más felíz del día es cuando llego yo, el centro de su universo. Es increíble como un animalito puede sacar lo mejor de mi, esa parte tierna y maternal que a veces tengo tan escondida.

Y me viene a la cabeza el tener bebitos. Muero de ganas, cada vez más. Mi reciente elección de vida está un poco alejada de ese deseo, pero todo a su momento. El día que conozca a alguien con el potencial de tener pawichitos, los pajaritos chiflarán Mint Car.

Deja un comentario

comentarios