Miércoles de Ceniza

02/22/2012 8:10 pm

Yo no odio a la Iglesia. Ni a las religiones. Ni a cualquier tipo de fe que motive a alguien a lograr cosas tan increíbles que se las atribuya a terceros.

Habiendo dicho eso, no soporto a la gente falsa. A las víctimas del ‘qué dirán’. A esos que tratan de pertenecer a través de llevar un estilo de vida en el que no creen. A los pinches posers.

Esos que bautizan a sus hijos sólo por salir en el Sociales. Esos que van a misa para ver y ser vistos. Esos que viven una vida diaria de egoísmo y se sienten buenos después de comulgar.

Tengo una tía del Opus Dei que es la persona más buena que he conocido en mi vida, y no va por la vida presumiendo que fue a misa diario ni que se sabe el Credo al derecho y al revés. Va por la vida contagiando a la gente de alegría y buscando cómo puede ayudar. Todos los que de verdad creen y viven su religión, tienen todo mi respeto.

Y a los que les molestó leer esto, es porque se pusieron el saco. Lo siento mucho y les dedico esta canción:

Deja un comentario

comentarios