¿Cómo llegué a ser Godínez?

09/05/2011 10:44 pm

Todas mis maestras de prepa sabían que yo iba a estudiar fotografía ó filosofía y letras. Era lo que me gustaba. Eran las clases para las que no me iba de pinta y en donde sí hacía las tareas. Era lo que me pasaba haciendo los fines de semana y como yo me veía ‘de grande’…

Apliqué a universidades que me gustaron, mandé portafolios, hice los exámenes y hasta becas me dieron. Estaba tan convencida que no se en qué punto mi papá me convenció de lo contrario.

Cuando abrí los ojos yo ya estaba en un extremo opuesto, léase matriculada y en el Tec. Las únicas cámaras que tenía cerca eran las de Gessell, cambié a García Márquez por Gladwell y los periódicos por Harvard Business Review. Un día olvidé que quería ser maestra y me encontré con que quería ser Godínez.

En todo lo que leía hablaban de Procter, Procter, Procter. “Los creadores del Brand Management”… “Los creadores de las soap operas”… “Los creadores del Marketing”. Entrar a trabajar ahí se convirtió en mi nuevo sueño y en cuanto entré a 6to semestre apliqué para entrar.

Me di cuenta apenas de que ya ‘soy grande’.. Y mañana cumplo 5 años de haber entrado. No he durado ni la mitad de este tiempo con nada, es más, creo que hasta Dominga no había durado ni un año con otra cosa que consecutivamente me hiciera feliz. Disfruto lo que hago y me da para tener la vida que me gusta y con el tiempo para disfrutarla.

A veces pienso que si me hubiera dedicado a mis hobbies les hubiera perdido el gusto. A veces me siguen sabiendo tan sabrosos que no descarto la idea, para cuando sea más grande.

Deja un comentario

comentarios