carnavaleando en el barwichiz

03/08/2011 10:24 am

Siempre me ha encantado conocer gente y ser “el ajonjolí de todos los moles”… pero cuando llegué a Panamá me lo fijé como objetivo. Adoro a todos los de la oficina pero no quería pasar 2 años 24 horas al día y 7 días a la semana entre puros Procterianos por dos sencillas razones: a) el tema de conversación se acaba y terminas hablando de chismes de pasillo, b) te involucras en los chismes de pasillo.

Así que, apenas y me había bajado del avión, y ya tenía cenas de Navidad, fiestas de cumpleaños, parrilladas, Pot Lucks, brunches y demás eventos sociales. A mis 3 meses de haber llegado, ésta semana culminó con 3 grandes fiestas. Las 3 planeadas ese mismo día y apenas pocas horas antes.

Mis amigas por fin vieron a guapos. Se conoció gente que llevaba viviendo 2 años en éste mini-Miami y jamás se había visto. Se terminaron cerca de 35 botellas. Encontré por fin a un amigo gay que no me va a querer dar de besos. Estuvo la esposa del proyecto de Trump jugando con Dominga y a mi me ofrecieron chamba como head PR en el próximo macro antro-hotel-lounge-restaurante que van a abrir.

¿En qué momento?

Pausa. Si, soy una chava social y fiestera y buena onda… pero jamás me había pasado a este nivel. Yo ya era de hueva y me dormía temprano y criticaba a la gente que sólo salía de fiesta. Supongo que mi soltería cambió todo y supongo que se combinan también otros 2 factores: a) en Panamá hay pocas cosas que hacer, y b) en verdad mi depa es re bueno para las fiestas. ¡Pero igual!

Ole. No me quejo. Gastaré mi sueldo en parafernalia y mi tiempo en hacer playlists para todos. Ficharé tomando aguita mineral para cuidar a Dominga y a mi depa. Viviré el sueño a ver cuanto dura. Y ya saben, están todos invitados :)

P.D. ¿Alguna cremita para las ojeras?

Deja un comentario

comentarios