365 DÍAS DE MARTINA

06/23/2016 1:10 am

Foto: Caro Berardi

Mi Martina,

¿Sabes? 

Siempre me pregunté por qué mi mamá hacía tal celebración de mi cumpleaños. 

Me hacía sentir que no había día más importante en el calendario.

Que merecía abrazos y besos desde las doce hasta las doce. Que el que yo hubiera nacido cambió al mundo y que, por eso, el universo debía ponerse en pausa y festejar conmigo ese día. 

Con el paso del tiempo aprendí que, fuera de mi mamá, mi cumpleaños era sólo un día más para el resto de la gente. Que las tareas se entregaban, las juntas no cambiaban y nadie me festejaba como ella. 

Y que al final del día, en realidad, era sólo un día más. 

Hasta que llegó el tuyo, mi amor. 

Hasta que llegó ese 22 de junio en el que me convertí en mamá. 

Hasta que me tuvieron que abrir en 2 para sacar lo mejor que llevaba dentro.

Y fue en este dia, hace 1 año, que entendí el verdadero significado de AMOR y de ENTREGA. 

Y por eso es que hoy, el mundo para. 

Para, para que reconozca que yo antes de ti no vivía plenamente. No sabía de lo que tu papá era capaz y mucho menos del verdadero compromiso de una familia. 

Para, para que me de cuenta de todo lo que tu llegada me ha enseñado y entienda que no cambié. Me transformé. 

Soy otra. 

La de antes ya no existe. 

Tu llegada vino a reacomodar cada una de mis prioridades y revalorizar el tiempo que le dedico a ellas. 

Tu llegada vino a cambiar mi mundo, mis amigas, mi trabajo, mis rutinas y mis preocupaciones. 

¿Qué hacía yo antes de ti? ¿En qué se me iba el tiempo? 

Hoy los minutos corren rapidito mientras te tengo en mis brazos, mientras me haces reír, mientras comes de mi. 

Me siento tan orgullosa de haber sido tu alimento, tu consuelo, tu cuna. Sanaste mi alma y me demostraste que un parto no me haría madre, sino el tenerte en mis brazos día a día. 

Me deja sin aire ver lo hermosamente perfecta que eres – tu salud, tu voluntad, tu tranquilidad, tu ternura. Esos ojitos que se prenden cuando ves volar un pajarito y esa cara de picardía cuando molestas al papá en la cena. 

¿Te has dado cuenta que gracias a ti me he vuelto más callada?

A veces no sé ni qué decirte. Sólo me gusta verte, observarte, seguir tus pasos y tu mirada. Imaginarme qué es lo que estás pensando y cómo cada detalle llama tu atención. 

Te amo. De ese amor que duele de solo pensar que el tiempo está volando. 

Te amo. De ese amor que se alegra sólo de pensar todo lo que nos falta por vivir. 

Te amo. Y te prometo que te dejaré volar y aprender y soñar y tropezarte. Porque será sólo en esos tropiezos en donde entiendas de qué estás hecha y qué te hace vulnerable. 

Será en esos tropiezos en donde aprendas a sanarte. Y a amarte. 

Pero sobre todo, será en esos aprendizajes en donde crearás la referencia para valorar el cambio en tu alma en el momento en el que tu primer bebita cumpla un año en este mundo.

Y sólo entonces, entenderás esta carta. 

Fotos: Caro Berardi Photography 

Martina Cumple 1 Año 365 dias de martina 2 365 dias de martina 3 365 dias de martina 5

Deja un comentario

comentarios

  • Alejandra Hincapie

    Pawichiz que carta tan hermosa! Felicidades a los 3 por su primer año 😘